Consejos para ahorrar electricidad este verano - MIW Energía
18306
post-template-default,single,single-post,postid-18306,single-format-standard,et_bloom,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-12.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Consejos para ahorrar electricidad este verano

 

El verano comienza y aunque estemos en una normalidad diferente, hay ciertos hábitos como tomarnos un helado, pasear por la playa o hacer un consumo responsable de la energía que no debemos cambiar.

En MIWenergía te damos una serie de sencillos consejos para que puedas ahorrar en tu factura de luz este verano y lo destines a otras cosas:

 

Aprovecha la luz del día

Al disponer de más horas de luz al cabo del día, lo podemos aprovechar para subir las persianas para que entre luz natural a nuestra vivienda y prescindamos de encender bombillas. Y si fuese necesario encender alguna bombilla, usa siempre bombillas LED que consumen menos electricidad y producen menos calor que las bombillas halógenas. 

 

 

Retén el aire frio

Abre las ventanas en las horas más frescas a primera hora de la mañana y por la noche para airear y enfriar las estancias de la vivienda. También te recomendamos que instales ventiladores de techo con los que reducirás sustancialmente el gasto en el consumo del aire acondicionado.   

 

 

Aísla tu vivienda

Una vez que consigamos que el interior tenga una temperatura de confort adecuada, debemos retenerla evitando que penetre el calor del exterior. Para ello podemos colocar ciertas barreras, en la medida de lo posible, como instalando toldos y/o plantando árboles que hagan de barrera física disipando parte del calor que incide. Además, Intenta cerrar las persianas durante los momentos más calientes del día, especialmente si tus ventanas están hacia el sur.

 

Regula tu termostato

Regula la temperatura de tu termostato manteniéndolo en una temperatura que no baje de 26º C. Y en la medida de lo posible, colocaremos nuestro aparato en zonas de sombra y bien ventiladas que conlleve un menor esfuerzo energético. 

 

 

Usa agua tibia

Las altas temperaturas del verano hacen que prefiramos usar agua tibia o fría para nuestra ducha diaria con un doble efecto positivo: ahorraremos dinero y nuestra piel lo agradecerá. Del mismo modo podemos prescindir de calentar el agua en otros menesteres actividades como lavar la ropa o las vajillas.

 

 

 

Cocina al aire libre

Si tienes espacio exterior suficiente, prepara una barbacoa o en su defecto usa el microondas para calentar comidas y hacer un mínimo uso energético. Y, como alternativa a la comida caliente, aprovecha que hace calor para preparar comidas frías como ensaladas, gazpacho, zumos o fruta.

 

 

 

Controla tus aparatos eléctricos

Hay ciertos hábitos con los que podemos prescindir del uso de ciertos aparatos eléctricos. Aquí te enumeramos unos ejemplos:

No te seques el pelo con la secadora, aprovecha el aire y el calor veraniego y olvídate del secador.

El televisor, el ordenador y ciertos aparatos generan calor, asegúrate de tenerlos apagados cuando no estén en funcionamiento.

Otro aparato crítico es la nevera y el congelador. Mantenlos abiertos el menor tiempo posible y revisa que la parte trasera esté limpia y ventilada.

Seca ropa al sol aprovechando las horas centrales del día y no uses la secadora innecesariamente. Ten en cuenta que se trata de uno de los aparatos con mayor consumo energético.

Y, sobre todo, como cualquier verano anterior, recuerda hidratarte bebiendo ocho vasos de agua diario y protégete del sol usando cremas protectoras para la piel.

 

 

Y si quieres conseguir una máxima eficiencia energética aprovechando el Sol.

ACCEDE a nuestra calculadora y averigua tu instalación óptima.