La Factura de la luz (I) - MIW Energía
17481
post-template-default,single,single-post,postid-17481,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-12.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

La Factura de la luz (I)

 

Este es el primer post de una serie de publicaciones que tiene la intención de aportar luz, nunca mejor dicho, sobre la factura de la luz. En este capítulo nos vamos a centrar en explicar los datos básicos de la factura. Consta de varios aspectos: termino de potencia, termino de energía, impuesto del alquiler de equipo de medición y, por último, impuesto eléctrico más IVA.

Además de ofrecer los datos del titular, la dirección de suministro y el histórico reciente de consumo, se añaden las obligaciones correspondientes al pago de energía consumida en el periodo determinado:

 

Término Potencia y Energía:

Termino potencia contratada: Este importe representa el coste fijo por disponer de una determinada potencia. El coste se calcula multiplicando la potencia contratada por los días del periodo facturación y por el precio del término de potencia. La potencia se mide en kW. Desde MIWenergía hacemos hincapié en ajustar el termino potencia en función de nuestras necesidades para pagar lo mínimo en la potencia contratada.

Termino energía consumida: hace referencia a la electricidad consumida durante un periodo de tiempo. El cálculo se obtiene al multiplicar el consumo de energía durante el periodo de facturación por el precio de la energía que se haya contratado. Este término se mide en €/kWh. Según nuestras necesidades energéticas podemos optar por una tarifa 2.0A con un único precio, o decantarnos por una tarifa 2.0DHA con dos franjas horarias, siendo el horario punta más caro y valle más barato.

Además, existe la posibilidad de contratar la luz bajo la modalidad a precio fijo o indexada. La principal diferencia es que en la primera opción el precio de la luz será fijo y no cambiará a lo largo del periodo de contratación independientemente de los vaivenes del mercado eléctrico. Y la segunda modalidad, el cliente está expuesto a la variación de los precios de mercado, pero a cambio se ahorra la prima de riesgo que conlleva la anterior contratación.

Por otro lado, se encuentra el alquiler del contador de electricidad. En este caso, este concepto se abonará a la distribuidora como propietaria del aparato y es a su vez la encargada de hacer las lecturas de contador cada mes. También existe la opción de adquirir los equipos en propiedad.

Impuestos:

En el apartado de impuestos, se establecen en base a los datos anteriores unos impuestos asociados.

En primer lugar, el impuesto de electricidad se calcula multiplicando a la suma del término de energía y del término de potencia, el coeficiente siguiente: 5,11269632%. Este impuesto lo recauda el Estado.

Y, por último, el IVA que está fijado en el 21% y que se aplica a todos los conceptos detallados anteriormente (incluido el impuesto eléctrico).