Nuevo Real Decreto de autoconsumo: ¿Qué es la compensación simplificada? - MIW Energía
17653
post-template-default,single,single-post,postid-17653,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-12.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Nuevo Real Decreto de autoconsumo: ¿Qué es la compensación simplificada?

 

El nuevo marco legal del autoconsumo en España

El nuevo Real Decreto Ley 244/2019 aprobado en abril amplía las condiciones regulatorias del autoconsumo de energía eléctrica.

Una de las principales novedades de esta nueva regulación, es la compensación simplificada, un sistema que reduce la complejidad administrativa a la hora de verter los excedentes a la red.

Este nuevo sistema de compensación está pensado para el pequeño consumidor doméstico. Tan solo se necesita registrar la instalación con la modalidad con excedentes.  Además, se precisa disponer de una instalación con una potencia nominal menor a 15kW.

La posibilidad de verter la energía producida que no disfrutamos a cambio de una compensación supone un impulso para la normalización del autoconsumo en España. El precio de este excedente se acordará con su comercializadora de electricidad, como puede ser MIWenergía. Estos excedentes se compensarán a final de mes con la factura de luz y se tendrá en cuenta la energía vertida por hora con carácter no acumulable. Es decir, no se guardará ningún excedente para el siguiente mes. Esta compensación no busca que el usuario pueda obtener un beneficio económico a través de la generación de energía, por lo que dicha compensación nunca superará el coste de la energía facturada de ese periodo.

 

¿Diferencia entre balance neto y compensación simplificada?

Por ejemplo, si recibimos nuestra factura de luz correspondiente a une mes con un importe factura en el consumo de 20 €, nuestra comercializadora nos compensará ese importe con nuestra energía generada vertida a la red, sin superar los 20 € puesto que se permite obtener beneficio de la generación de energía. Eso sería un sistema basado en la compensación simplificada.

En cambio, en el balance neto compensaría la energía generada y consumida aplicando la tarifa que tengamos contratada. En este sentido, tanto el usuario como su comercializadora se compensan mutuamente entre la energía suministrada por la comercializadora como generada por el cliente. En el caso de que el cliente ha consumido menos de la energía producida, su comercializadora le pagaría la energía excedentaria al precio del término de la energía de su contrato. El caso contrario, el consumidor pagaría a su comercializadora la energía consumida que no haya producido al mismo precio en el término de la energía. Este sistema si implica la obtención de un beneficio por parte del consumidor, máxime si contrata precio indexado.