Passive Hause ¿Es posible hacer viviendas de cero emisiones? - MIW Energía
17197
post-template-default,single,single-post,postid-17197,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-12.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Passive Hause ¿Es posible hacer viviendas de cero emisiones?

El derroche y el mal uso energético de nuestra sociedad no tiene como única fuente el sector del transporte, aunque actualmente sigue siendo una de las mayores. Tampoco se acude a modelos sostenibles en sectores como el agroalimentario o el de la construcción. En este último nos vamos a centrar en este post, y nos preguntamos, ¿es viable hacer viviendas de consumo cero para toda la población mundial?

¿Qué es una Passive Hause?

Passive Hause (Passivhaus en alemán) o su traducción al castellano Casa Pasiva, es un tipo de vivienda en la que se utilizan los recursos de la arquitectura bioclimática junto con una Eficiencia Energética muy superior a la construcción tradicional. Fue diseñada por el Instituto de Tecnología de la Universidad Alemana de Darmstadt en 2007 -aunque los estudios iniciales son anteriores y datan del año 1979-, con el objetivo de alcanzar un consumo energético moderado en la vivienda y, si es posible, nulo. Es decir, fabricar una casa autosuficiente, que no consume ni demanda energía para climatizarse.

No se trata de un diseño arquitectónico concreto, ni de unos materiales específicos, sino de un modo de construir. Así, para poder certificar una vivienda Passive Hause, se tienen que cumplir unos parámetros específicos relativos a la demanda, al consumo, a la carga energética y a la estanqueidad.

Los edificios Passivhaus consiguen reducir en un 75% las necesidades de calefacción y refrigeración. La poca energía suplementaria que requieren se puede cubrir con facilidad a partir de energías renovables, convirtiéndose en una construcción con un coste energético muy bajo para el propietario y el planeta.

Del mismo modo, éste estándar supone la optimización de los recursos existentes a través de técnicas pasivas, como por ejemplo unos buenos cerramientos, que reduzca la superficie en contacto con el exterior para disminuir las necesidades de climatización, una orientación correcta de las ventanas para aprovechar el calor del sol cuando están cerradas y la ventilación natural al abrirlas, o poner protecciones solares que impidan un sobrecalentamiento en verano, entre otros.

Teniendo en cuenta que una vivienda de consumo cero no existe con nuestra tecnología actual (aunque no dependamos de energía de la red eléctrica siempre será necesario un mantenimiento mínimo, por ejemplo), casi todos los estándares Passive House se limitan a establecer criterios bastante severos en el uso de la energía. Así como en minimizar el uso de maquinaria de aire acondicionado o calefacción usando arquitectura bioclimática adaptada a la región donde se construye, manteniendo unas condiciones de confort en la vivienda.

Así pues, las viviendas pasivas se sustentan en los siguientes fundamentos básicos:

– Se tiene en cuenta la orientación del edificio y la protección solar.
– Las fachadas son diseñadas con grandes aberturas hacia el sol que actúan como captadores de calor en invierno. Asimismo, se utilizan pérgolas y lamas para proteger estas aberturas de la incidencia solar directa en verano manteniendo la vivienda fresca.
– Los sistemas constructivos utilizados minimizan los puntos conflictivos donde pueden producirse filtraciones térmicas imposibilitando de esta manera la aparición de condensaciones.
– Los cerramientos utilizados en una vivienda pasiva son eficientes y de alta calidad. Las ventanas disponen de triple vidrio con cámara rellena de gas argón que garantizan el cumplimiento de los valores de transmitancia térmica exigidos por el Passive Hause Institute.


Gracias a todo ello, y a la calidad y espesor de los aislamientos utilizados, las pérdidas energéticas a través de fachadas, cerramientos, soleras y cubiertas son mínimas. En una casa pasiva, el aislamiento es continuo y recorre toda la envolvente térmica del edificio.

Todos los puntos conflictivos susceptibles de filtraciones de aire, son protegidos con diferentes soluciones térmicas y materiales especializados. Una casa pasiva tiene limitado el máximo de filtraciones de aire a menor o igual 0,6. De poco serviría una vivienda con este nivel de hermeticidad y aislamiento, si para ventilar necesitáramos abrir las ventanas y perder la energía acumulada en el interior.

Una casa pasiva va equipada con un sistema de ventilación mecánica con recuperador de calor que garantiza una renovación constante del aire viciado durante las 24h del día. De esta manera se consigue una calidad del aire interior al reducir la presencia de polvo, polen y otras partículas nocivas.

Este sistema de ventilación admite aire fresco directamente desde el exterior el cual es purificado mediante unos filtros. Este aire una vez filtrado y climatizado es dirigido a todos los espacios secos de la casa, como dormitorios, sala de estar y comedor. El aire viciado de la cocina y baños es expulsado y conducido hacia el exterior facilitando la eliminación de malos olores y evitando la formación de condensaciones y mohos superficiales.
Antes de ser expulsado al exterior, el sistema extrae hasta un 90% del calor del aire climatizado para calentar el aire fresco entrante, disminuyendo así el esfuerzo de los equipos de climatización para calentar la vivienda, lo que provoca un ahorro energético significativo. En verano el sistema actúa de forma inversa, ayudando a refrescar el ambiente.

En resumen, los cinco principios básicos Passivhaus consisten en disponer de un excelente aislamiento térmico, ventanas y puertas de altas prestaciones, ausencia de puentes térmicos, hermeticidad al aire, y ventilación mecánica con recuperación de calor.

Con ello, los beneficios que nos aporta una vivienda pasiva son: un importante ahorro energético; un confort interior inigualable; y una excepcional calidad del aire interior gracias a la utilización de sistemas de ventilación mecánica.
Somos demasiados como para seguir climatizando nuestras viviendas al modo tradicional.

¿Te unes a los estándares Passive House para vivir en una sociedad más sostenible?